ViceMinisterio de la Suprema Felicidad en Venezuela

 

30_oct

Bogotá. Por: ANDRES RAMIREZ ORDOÑEZ

Profesor Felicidad Colegio de Estudios Superiores de Administración, CESA

He estado muy atento a los comentarios y opiniones sobre la creación del Viceministerio de la Suprema Felicidad en Venezuela, en donde han resultado más críticas en contra que a favor.

De mi parte podría opinar que el cargo no es la equivocación, pues nadie se ha pronunciado en contra de Bután por pretender darle mayor importancia a la felicidad interna bruta que al producto interno bruto, en donde miden en términos más holísticos el bienestar y la calidad de vida de sus ciudadanos, por el contrario ha sido en muchos casos un ejemplo inspirador.

En este 2013 Naciones Unidas por su parte inició el pasado 20 de Marzo la celebración del día internacional de la felicidad con el ánimo de crear consciencia en cada uno de nosotros para actuar de forma más coherente con lo que queremos lograr, con quienes queremos ser e inspirarnos para vivir dentro de ese derecho que cada uno tiene de ser feliz.  Aristóteles hace más de 2500 años manifestó que “La felicidad es el propósito de nuestra vida y el fin de la existencia humana” y vuelvo a preguntar, ¿alguno de ustedes vino a este mundo con el propósito de ser infeliz? Creo que no, todavía no he conocido el primer ser humano que conscientemente se dedique a buscar su infelicidad.

Estar en contra de este Viceministerio para mí no tiene sentido, lo equivocado pueden ser las motivaciones del señor Maduro para su creación, el propósito de este ministerio, el lugar y el momento. Incluso la escogencia de quien lidera este Viceministerio, el Sr. Rafael Ríos, que parece no tener ningún argumento para defender su cargo, o al menos no lo he oído o las funciones que este complejo cargo tendrá para su país, que tiene muchas circunstancias complejas que no voy a entrar a debatir. Sin embargo, quiero manifestar que si este Viceministerio de la Suprema Felicidad hace lo que debe hacer y el Sr. Ríos realiza bien su gestión, podría salir del cargo de inmediato y eliminar este Viceministerio en un país como Venezuela, pues la felicidad tiene un componente muy importante por el que tendría que luchar que es la libertad de todos y cada uno de los venezolanos, entre muchos otros derechos!  Me gustaría preguntarle al Sr. Ríos si está dispuesto a buscar y defender el derecho a la felicidad, si pretende fomentar una ciudadanía con autoestima, con derecho a expresar el desacuerdo sin temor, un venezolano orgulloso de su país, con ganas de volver a su patria, pues muchos de sus ciudadanos viven en el exilio.

La payasada de ninguna forma es crear un escenario en donde el Estado se comprometa con la felicidad de sus ciudadanos, pues yo no espero menos de ningún Estado. La ironía y la crítica se han centrado en el espacio, el tiempo y los protagonistas y no en la importancia que representa tener en cuenta la felicidad dentro cualquier escenario.

ANDRES RAMIREZ ORDOÑEZ Profesor Felicidad Colegio de Estudios Superiores de Administración, CESA

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.