Simposio dedicado a la Felicidad

 cartagena 2
Cartagena. Por: Andrés Ramírez Ordoñez
La semana pasada tuve la maravillosa oportunidad de participar en el Simposio organizado por Acrip en la ciudad de Cartagena, un Simposio dedicado a la Felicidad, en donde realice el cierre del evento.

La verdad es que fue muy placentero desde el momento en que me invitaron saber que ya las empresas y especialmente los departamentos de Gestión Humana están pensando en la felicidad como algo serio y este fue precisamente la apuesta de Acrip Bolívar, la de dedicarle tres días completos a la felicidad y abordarla desde diferentes miradas, en donde al final, se dio a entender que la felicidad debe mirarse de forma holística y abarca todas y cada una de las instancias de las empresas.

La mejor noticia fue ver la aceptación a un tema que no es fácil de abordar, tal vez por lo que en el pasado no se le ha tomado con la seriedad que tiene, pues la felicidad consiste en una suma de actividades y responsabilidades dentro de la empresa que realmente son muy serias y trascendentes.

Uno de los temas reiterativos que se tocó fue el de la inclusión laboral, en donde solo me referiré a mi posición: Durante los últimos años se ha ido hablando de inclusión y diversidad, a lo que personalmente presento desacuerdo, pues no se puede contratar a alguien por el hecho de ser mujer, o pertenecer a cualquiera de las minorías, llámese Afro descendientes, LGTBI, discapacitados, indígenas, etc. debemos ser más respetuosos con todos nuestros empleados y entender que cada persona tiene un talento que aportar a nuestra organización, y que debemos partir de identificar que talento requerimos para encontrar la persona idónea para realizarlo, seguro que en todos los casos, podríamos encontrar a una persona perteneciente a alguna de las minorías mencionadas anteriormente. La diversidad es valiosa en la medida en que se valoran las opiniones de los demás y a partir de diferentes miradas y ópticas se construye un camino para la empresa nutrido de diversas experiencias, ahí es donde debe estar el foco de la diversidad y no, en la de emplear a alguna minoría por llenar un cupo y “cumplir” con la ley, pues es repito, un irrespeto con esa persona de la minoría que en muchos casos sigue sintiéndose minoría en su empresa, rechazado en su empresa y silenciado en su empresa, esto puede ser mucho peor que no contratar minorías. Debemos generar igualdad de oportunidades, para que las personas, todas, tengan el mismo derecho y oportunidad de ser vinculados laboralmente en cualquier empresa, solo valorado por su talento, no incluido por una condición particular.

Las empresas que aborden la felicidad deben ser empresas con una mirada sostenible, que para empezar, cumplen la ley y siempre van más allá de ella, son empresas que ofrecen un producto o servicio que atiende a una necesidad y que entiende el principio de la benevolencia, son empresas que pagan un salario justo y competitivo, son empresas que ofrecen beneficios de desarrollo para su gente, son empresas que asumen su responsabilidad y actúan bajo principios y valores solidos, son empresas que siguen las buenas prácticas, las empresas que logren estar dentro de esta pequeña lista de referentes, son empresas con muchas probabilidades de ser empresas felices.

Andrés Ramírez Ordóñez
Prof. Felicidad CESA y U. Sergio Arboleda
Director Fundación CEA – Consejo de Empresas Americanas

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.