Jonnathan David Plaza Garces / Testimonio AIMY

Jonnathan David Plaza Garcés

Mi nombre de Jonnathan David Plaza Garces  tengo 22 años y estudio y trabajo, pero:  empezaré mi historia desde otro punto de mi vida. Llegué a Bogotá desde la ciudad de Cali a los 6 años, debido a la separación de mis padres.

Mamá, mi hermano mayor y yo fuimos a vivir a casa de las hermanas de mamá, dejando a mi hermano gemelo viviendo con mi bisabuela en Cali, lo cual me produjo gran dolor.  Sucedieron muchas cosas las cuales no quisiera mencionar. EN resumidas cuentas viviendo en compañía de mama, mi hermano y la familia de mamá, me salía de la casa a la calle a pedir monedas y comida y viví en la calle, estuve en la calle del Cartucho y en muchos otros lugares de Bogotá. Nadie puede imaginar los peligros que corre un niño habitando la calle. Mi madre sufrió mucho conmigo. Yo era un niño terrible, pasaba noches semanas y luego meses fuera de la casa. En muchos momentos fui golpeado e insultado por otros habitantes de la calle, despreciado por la gente, cuando tenía 8 años ya conocia bien la calle, sabía donde podía estar y dónde no. Tenía amigos adictos y ladrones, comía lo que la gente me daba , una noche me encontré con un policía, yo estaba durmiendo dentro de un cajero electrónico, algunos dirían que él me sorprendió dentro de ese cajero, pero prefiero pensar que me encontré con él. No me trató mal como pensé que lo haría, por el contrario fue muy amable, me llevó a la estación, dormí allí, luego me llevaron aun lugar de paso, que se llama o se llamaba en este tiempo: Villa Javier, estuve yendo y viniendo entre algunos hogares que ahora llaman de los pocos que recuerdo (Crecer). En Villa Javier conocí a alguien que más adelante cambiaría mi vida, conocí a la Sra. Yolanda Pulecio. Ella me llevó a su casa hogar y le doy gracias a Dios por haberme bendecido, permitiendo que Doña Yolanda y yo nos hayamos conocido. Estuve en el Elbergue Infantil de Bogotá, durante casi 4 años, en este hogar me enseñaron a leer y a escribir, me enseñaron valores y respeto, me dieron uno de los mejores regalos que me han podido dar en a vida, me matricularon en la escuela, permitiendome así desarrollar el gusto por aprender, además de todo. En el año 2010 me dieron la oportunidad de viajar a Italia con una beca para estudiar en ISCAPI, donde lo que estudié allí fue una tutoría de paz y política internacional, soy un muchacho espontáneo, alegre, efusivo, responsable y respetuoso, no soy perfecto, también tengo mi genio. Se que el desarrllar valores y  una personalidad como la que tengo se debe a una buena formación, se debe  a una excelente guía, se debe a una oportunidad brindada por una mujer e institución que no tenían obligación alguna con los alumnos de el Albergue ni conmigo.

Se de muchas personas que han permanecido en las calles, que se han quedado en la indigencia, o bien son drogadictos, ladrones o incluso están muertos, le agradezco a Dios por que me puso en el Albergue, le agradezco a Dios por haberme permitido formarme, aún no soy profesional, pero se que lo seré, voy a luchar con todas las fuerzas de que tengo para darle ese orgullo a mi madre y dármelo a mi mismo, Dios quiera que un día también yo pueda contribuir con la formación de jóvenes, que pueda también algún día ayudar a alguien a salir de las calles, a quien esté leyendo esto le aseguro que no quiero convencerlo de nada, no trato de meter ninguna idea en su cabeza, simplemente quiero que conozca la historia de un muchacho que pudo crecer gracias al poyo del Albergue Infantil, gracias a una oportunidad.

Bueno solo me resta decir que en este momento tengo un empleo estable y estudio, curso un programa de manejo de software empresarial, continuo en la lucha por salir adelante, planeo presentarme a la Universidad Pedagógica, esperemos que nos vaya bien.
Jonnathan David Plaza Garcés