Los 20 puntos prioritarios que define Iván Duque para su gobierno

Jun 24, 2018 by

Iván Duque, presidente electo de Colombia

El presidente electo promete no destruir los acuerdos de paz y no tocar la edad de jubilación.

‘Quiero ser el presidente que fomente la concordia entre los colombianos(…). Tenemos que echar pa’lante’, dice Duque.

Foto:

Claudia Rubio / EL TIEMPO

Por: Yamid Amat
24 de junio 2018 , 12:35 p.m.

El presidente electo de Colombia responde todo. Lo más llamativo de su carácter y personalidad es que sus respuestas no parecen ser las de un hombre que ha escrito libros que van desde Los pecados monetarios hasta El efecto naranja y Maquiavelo en Colombia, sino las de un joven político, que habla con mucha claridad y sentido de honestidad sin emplear términos ni exponer teorías de alta economía. Llega a la Presidencia de la República, con una palabra como estandarte: unión.

La siguiente es su primera entrevista para un medio escrito. Expone sus primeros 20 propósitos como futuro gobernante.

1. No mas polarización

Voy a conducir a Colombia a pasar la página de la polarización, para que nos unamos en unos propósitos de país, para entender que podemos ser una Colombia en medio de las diferencias, y eso se logra concentrándonos en las cosas que nos unen y no en las que nos dividen”.

2. Fin a lo que nos divide

¿Cuáles son las cosas que nos dividen?

Hay muchos factores que en Colombia han ido generando divisiones. Se ha caído en maniqueísmos, ataques de ponzoña, noticias falsas. Hay que pasar la página.

¿Cómo interpreta la altísima votación que obtuvo?

Como un gran mandato para atender los reclamos del país: la recuperación de la seguridad, el mejoramiento en la justicia, el crecimiento a tasas importantes de la economía para expandir la clase media y derrotar la pobreza extrema y la puesta en marcha de una política de justicia social, que es mi gran obsesión.

¿En qué sentido habla de su ‘gran obsesión’?

Yo quiero ser el presidente que atienda con efectividad la población más vulnerable de manera que podamos cerrar el abismo de la desigualdad. Como lo dije en el discurso del 27 de mayo, “un gobernante solo no hace milagros, pero un país unido es capaz de cualquier cosa”.

3. Santos-Uribe: voy a fomentar la concordia

Pero ‘pasar la página’ y poner fin a la polarización, ¿es una referencia al enfrentamiento Santos-Uribe?

Esto no es un enfrentamiento personal. El error fue haber dividido a los colombianos entre amigos y enemigos de la paz. El tema es cómo vamos a lograr que la paz que se construye en Colombia sea una paz creíble y confiable para todos, y que se puedan garantizar verdad, justicia, reparación y no repetición, sobre la base de proteger a las víctimas. Yo quiero ser el presidente que fomente la concordia entre los colombianos, independientemente de sus diferencias ideológicas. Aquí tenemos que echar pa’lante.

Usted es uribista. ¿Va a corregir la obra de gobierno del presidente Santos?

Veo sin vanidades y sin rencillas la gestión del Estado. Mantendré las cosas que están bien, corregiré las que están mal, y crearé las que no existen y se necesitan.

4. Cultivos de coca: erradicación obligatoria

¿Cuáles son las cosas que usted cree que están mal?

Una, por ejemplo, es el crecimiento exponencial de los cultivos ilícitos, que es el principal combustible de la violencia en el país. Hay presencia de organizaciones armadas ilegales, vinculadas al narcotráfico, en lugares muy sensibles del territorio como Tumaco, como el Catatumbo y el Urabá. Ahí tenemos que actuar.

El asunto más preocupante es que los campesinos cocaleros viven de eso…

En algunos lugares la coca es casi el único cultivo que brinda oportunidades. Nadie lo puede negar. Pero justamente lo que queremos hacer en esos lugares es desarrollo alternativo y desarrollo productivo. Debemos partir de esta base: como va a ser muy difícil que un cultivo lícito sea más rentable que uno ilícito, se tienen que hacer obligatorias la sustitución y la erradicación, pero abriendo nuevas oportunidades que conduzcan a la formalización laboral e ingresos estables. Hay sustituciones importantes de cultivos de coca por cultivos de palma.

Si hombres como el general Naranjo, de cuya capacidad nadie duda, no pudo liberar a Nariño, a Putumayo, al Cauca de esa siembra, ¿cómo lo haría usted?

La reflexión que debemos hacer es esta: ¿qué fue lo que nos permitió entre 1999 y 2012 reducir de 180.000 hectáreas aproximadamente a 60.000? Y ¿qué ha pasado del 2012 para acá? Muchos instrumentos, muchas herramientas se fueron relajando y si no los recuperamos, el riesgo para el país será muy grande.

Existe, incluso, un riesgo terrible y es que el país pueda ser descertificado por los Estados Unidos, ¿se imagina? Por eso hay que actuar rápidamente y hay que hacerlo no por presión de Washington, sino porque es un compromiso del pueblo colombiano. Ya no somos solamente un país exportador. Somos también un país con un número creciente de consumidores. Además, el microtráfico se está convirtiendo en un gran acelerador de la violencia en nuestras ciudades.

5. Se pagará erradicación de coca

Ese es un diagnóstico de la enfermedad. ¿Y el remedio?

Desde el primer día de mi gobierno enfrentaré ese flagelo y lo vamos a hacer con una combinación de mecanismos: sustitución y erradicación obligatoria, desarticulación de los laboratorios, fortalecimiento de la extinción de domino exprés para quitarles sus bienes a los carteles, eliminación de toda la red de lavado de activos, la interdicción. Hay que desbaratar la cadena de suministro. Y lógicamente hay que sacar a los jíbaros de las calles de nuestras capitales.

6. No habrá represión

¿Supondrá la sustitución obligatoria que propone una sustitución represiva?

No. La sustitución obligatoria consiste en que se debe declarar ilícito el cultivo para llegar con alternativas a las comunidades. ¿Cuáles serían las alternativas? El pago por servicios ambientales, con familias guardabosques. Le cuento: Noruega ofrece comprar aceite de palma en bruto para transformarlo en combustible.

Pero la palma demora siete años en producir…

Sí, pero genera puestos de trabajo desde el primer momento.

¿Quién le paga al agricultor o al campesino cocalero por sembrar palma?

El inversionista. Pero podemos dar un incentivo tributario a quien lleve la producción y genere un mínimo de empleos formales.

Pero la Organización Mundial de Comercio prohíbe el subsidio en el campo…

Pero no los estímulos a la inversión. Vamos a promover en el Congreso una reforma rural seria, una reforma rural que tenga como objetivo la justicia social en el campo, pero a partir de un modelo empresarial responsable.

7. Se mantendrán acuerdos de paz con ajustes

¿Qué deben esperar los colombianos de usted frente a la paz?

Yo voy a trabajar por la paz de todos los colombianos. Por una paz creíble.

¿Qué llama usted una paz creíble?

Una paz creíble es aquella que logra que las víctimas sientan que hay verdad, que la sociedad en general sienta que hay verdad, que hay justicia y justicia proporcional, que hay reparación moral, material y económica, y que no hay repetición. Lo que yo he planteado frente a los acuerdos ha sido claro: nosotros no los vamos a destruir, ni los vamos desvertebrar.

Vamos a promover un acuerdo que nos permita corregir aquellas cosas que no están saliendo bien, ya sea en la implementación o en la concepción. Pero la base de esas modificaciones que hemos planteado son para que las víctimas tengan verdadera justicia, verdadera reparación y que vean la no repetición.

8. No habrá cárcel para exguerrilleros

Pero ¿usted no contempla la cárcel con barrotes para exguerrilleros?

Yo nunca he hablado de cárcel con barrotes. No lo hice en el plebiscito, no lo hice a lo largo de la campaña. Yo creo que debemos tener una justicia proporcional, y esa proporcionalidad no me la estoy inventando yo: es un requisito que la propia Corte Constitucional estableció el año pasado. Las sanciones deben ser efectivas y proporcionales para ser coherentes con el Estatuto de Roma.

9. La JEP será reformada

Hay un gran debate sobre la JEP. ¿Es partidario de hacer una reforma importante a ese tribunal de la justicia especial para la paz?

Sí, en el sentido de que garantice verdadera reparación moral, material y económica. Y que se garantice que hay justicia proporcional y verdad plena.

¿Qué llama usted justicia proporcional?

Lo que han establecido la Corte Constitucional y la Corte Penal Internacional: tiene que ver con privaciones o con restricciones efectivas de la libertad. Yo creo que también tiene ver con los temas de incompatibilidad con la representación política. Si alguien cometió delitos de lesa humanidad y está en el Congreso, debe salir del Congreso y ser reemplazado en el escaño parlamentario por otra persona que no tenga deudas con la justicia.

Vamos a promover un acuerdo que nos permita corregir aquellas cosas que no están saliendo bien, ya sea en la implementación o en la concepción de los acuerdos de paz

10. Superar las diferencias

Sectores de opinión han comentado que la altísima votación que obtuvo el candidato Petro no fue a favor de él, sino contra Uribe. ¿Usted qué piensa? 

Es posible. Pero, entendiendo eso, tenemos que superar esas diferencias. En esta elección ningún ciudadano se debe sentir vencido, porque voy a gobernar para todos con el mismo amor y con el mismo compromiso.

¿Usted cree que la alta votación se originó en la polarización del país?

No. Yo creo que no. Yo no creo que el voto que nos respaldó a nosotros sea un voto polarizado. Lo veo como un respaldo a un programa, a unas ideas y a unos principios. Sería un error grave de un político creer que los votos le pertenecen. Yo no podría decir que tengo 10’300.000 votos dentro de una caja fuerte o dentro de un corral. Lo que tengo es un respaldo ciudadano, un respaldo que me da un mandato indudable con la mayor votación de la historia de Colombia para servirle a este país. No voy a defraudar a quienes votaron por mí, y voy a convencer a quienes no lo hicieron de que mi programa y mis acciones serán útiles para el progreso de Colombia.

11. Más atención a la costa Pacífica

¿Por qué no ganó en ningún departamento de la costa Pacífica?

No ganamos pero logramos una votación importante. John F. Kennedy decía que uno puede ganar unas elecciones con el 50 por ciento, pero que no puede gobernar con el 50 por ciento. A mí me interesa saber bien qué pasa allá. Mi obligación ahora será trabajar en mangas de camisa con los habitantes de esa región clave para el país. Sé lo que sienten en las calles y lo que les inquieta. Voy a devolverles la confianza con soluciones reales a las comunidades.

12. Equipo muy serio para Hacienda

Usted nombró al doctor Alberto Carrasquilla como el director y jefe de empalme con el gobierno del presidente Santos. Carrasquilla fue un brillante ministro de Hacienda. ¿Hasta dónde él va a participar en el plan de reforma fiscal?

Voy a apoyarme mucho en él; tenemos un equipo muy serio que ha venido liderando. Además fue el director programático de nuestra campaña.

¿Hará parte de su gobierno?

No estoy anunciando en este momento el nombramiento de ministros, pero el doctor Alberto Carrasquilla es uno de los economistas más serios que tiene Colombia. Ocupó con brillo y lujo de competencia esa cartera.

13. Subir salarios, bajar impuestos

En su campaña usted anunció alza de salarios tan pronto asuma el poder…

La meta es bajar tarifas tributarias, reducir gastos, combatir la evasión y mejorar la inversión, para mejorar el ingreso de los trabajadores. Asimismo, quiero que el Estado reduzca impuestos para que haya más inversión.

¿Cuál debe ser entonces la contraprestación del sector privado?

Mejorar la remuneración de los trabajadores. Para eso necesitamos un acuerdo, un acuerdo creíble, un acuerdo de gran impacto social, y eso nos tiene que dar la base de lo que en su momento fueron en España los Pactos de la Moncloa.

Pero esos pactos se hicieron para salvar a España de una catástrofe económica por la altísima inflación que existía en esos años, que hoy Colombia no tiene… 

Nuestra versión de los Pactos de la Moncloa sería así: primero, eliminar gastos innecesarios. Segundo, reformar la administración pública para acabar con las duplicidades, utilizar mejor la tecnología, para hacer más con menos. Y tercero, enfrentar la evasión de renta y el IVA con facturación electrónica. Con esas tres combinaciones se puede bajar las tarifas tributarias para que haya más inversión. El compromiso sería que esa inversión se traduzca en mejores ingresos para los trabajadores.

Nada de lo que expone es fácil…

¿Quién dijo que esto era fácil?

Lo que quiero decir es ¿cómo hará para lograr algo que no es fácil?

Si eso fuera fácil ya se habría hecho. Pero lo que hoy tenemos es una oportunidad de generar ese acuerdo con el sector privado, con los trabajadores, para poner a nuestra economía a crecer por encima del 5 por ciento.

14. Mejoramiento de la calidad de las EPS

Sobre el tema de la salud, ¿qué va a hacer con las EPS?

Hay muchas que abusan del ciudadano porque les pagan por el número de afiliados y adquieren muchas veces unos comportamientos indeseables. Prestan un servicio absolutamente deficiente. Lo que yo planteo es que no se les pague solamente por el número de afiliados, sino también por la calidad del servicio acreditada por los usuarios, para sacar de funcionamiento las malas y que se queden las de mayor excelencia en el servicio. Les estoy anunciando aquí mismo: prestan un servicio de calidad, o salen de funcionamiento.

Con la unidad de pago por capitación, UPC, que es lo que se les da a las EPS por el número de afiliados, ¿qué proyecta hacer?

El problema es que muchas reciben la plata de la unidad de pago y prestan un servicio deficiente, y muchas terminan comportándose como si fueran rentistas. Es decir, reciben la plata de la UPC, la manejan fraudulentamente o con bastante desgreño y fuera de eso prestan un servicio malo. La UPC se debe girar no solo por el número de afiliados, sino por la calidad del servicio acreditada por los usuarios.

¿Quién mide eso?

Los usuarios van a tener unos mecanismos, unas certificaciones de calidad, y sobre esa vía la Superintendencia de Salud tiene que actuar de manera ejemplarizante.

Sobre los sistemas de financiación de la salud, ¿en qué está pensando? 

Lo primero es tener las cuentas claras. Una es la cifra del déficit que da el Ministerio de Salud, otra la que da la Federación de Hospitales y Clínicas, y otra la que dan las EPS. Con esa reforma la acumulación de deudas de las EPS, de más de 90 meses con las redes de hospitales, debe tener una sanción patrimonial. Vamos a hacer un esquema de punto final para saber quién le debe a quién y cuánto. Definir un periodo para saldar deudas acumuladas, saneando el sistema.

¿Coincide usted en que en la salud es donde existe la mayor corrupción?

Yo no sé si la mayor o una de las mayores, pero existe claramente y lo vimos en casos tan dramáticos como lo que ocurrió con el cartel de las enfermedades huérfanas en varios departamentos del país. También con la falta de transparencia que hay en los sistemas de pagos. Hay muchas EPS que abusan de la integración vertical, que está limitada al 30 por ciento. Yo voy a ser muy firme: vamos a tener contabilidad en línea para las EPS y al mismo tiempo facturación electrónica, de manera que podamos observar cuál EPS está haciéndole un esguince a la ley.

15. Lucha contra la corrupción

Pero ¿cómo va a combatir la corrupción que afecta la salud?

Yo voy a combatir toda la corrupción y, obviamente, la que afecta el sector de la salud. Digamos las cosas como son: los hospitales no pueden ser la caja menor de ningún político, hay que quitarles a los políticos el control de la gerencia hospitalaria en Colombia, hay que avanzar en el país con la extinción de dominio exprés para quitarles a los corruptos hasta el último peso de su patrimonio. Hay que desmontar el cartel de únicos proponentes, necesitamos desmontar abusos en la contratación directa.

En este sector una de las medidas adicionales que vamos a implantar es que no solamente va a estar supervisando la Superintendencia de Salud, sino también la Superintendencia Financiera para garantizar que los aseguradores tengan la reservas técnicas necesarias.

16. Control a las licitaciones

En salud y en infraestructura es donde hay más licitaciones en Colombia. ¿A usted le gusta el sistema de pliego tipo?

Los pliegos tipo son una herramienta que mejora la transparencia. Necesitamos no solamente tener los pliegos tipo, sino monitorear y darle la mayor transparencia a todo un proceso de licitación, a todo proceso de compras.

17. Bloque de búsqueda contra corruptos

Los gobernadores se han resistido a aplicar el pliego tipo. ¿Cómo va a hacer para combatir la corrupción en provincia?

Con la creación de un bloque de búsqueda contra los corruptos. El Estado tendrá el ojo abierto y vamos a trabajar de la mano con la Fiscalía General, con la Contraloría, con la Procuraduría, con las veedurías ciudadanas para enfrentar la corrupción. Yo quiero ser el presidente que encabece la lucha contra la corrupción.

Usted sabe que en el gobierno del presidente Uribe hubo un distanciamiento, por no llamarlo choque, entre las altas cortes y el presidente de la República. ¿Cómo va a ser su manejo de relaciones con el Poder Judicial?

Respetuoso y fraterno. Respetuoso de su independencia y fraterno en el diálogo.

¿Respetuoso por parte del Gobierno o por parte de las cortes?

Es una relación de doble vía. A mí me interesa tener con las cortes una relación de franqueza, de transparencia y de concertar con ellas esa reforma que necesita Colombia: la reforma de la justicia. Se necesita la opinión de las cortes para tener ese consenso. Sé que toma tiempo y que es muy difícil, pero tenemos que hacerlo.

En Colombia no podemos hacer la reforma de la justicia sin contar con ellas.

Es decir, usted no será un presidente de imposiciones…

Yo seré un presidente que promoverá acuerdos sobre los temas esenciales del país.

18. No se elevará la edad de pensión

Usted dice que hará política social. ¿Qué va a hacer con las pensiones?

Se requiere una reforma que nos permita tener más cotizantes. Yo no voy a aumentar la edad de pensión ni voy a acabar con la pensión sustitutiva. Yo no voy a acabar con Colpensiones, pero sí necesitamos una reforma de equidad para que los subsidios de pensión no se vayan para las personas más ricas, sino que vayan para las personas que más lo necesitan. Lo que nosotros debemos garantizar es que no se vean afectados ni los derechos adquiridos ni las expectativas. Buscaremos una reforma de verdadera equidad.

19. No más TLC

¿Y sobre los tratados de libre comercio?

Los tratados de libre comercio son una buena herramienta para abrir mercados. Colombia ha firmado muchos en los últimos años. Desafortunadamente, la balanza comercial con muchos de esos socios es cada vez más negativa. Por eso, no vamos a negociar nuevos tratados en los próximos cuatro años, pero nos vamos a dedicar a aprovechar los que tenemos, a hacer una buena diplomacia comercial, una buena diplomacia sanitaria y apertura de mercados.

20. Relación ordenada y respetuosa con Santos

¿El jueves pasado, cómo transcurrió su primer encuentro con el presidente Juan Manuel Santos?

Fue una reunión cordial. Hablamos de temas de la coyuntura, hablamos de asuntos importantes de la agenda nacional, y después sostuvimos un encuentro con el equipo que lleva a cabo el empalme. Creo que el ejercicio se hizo con seriedad, que muestra lo sólida que es la democracia colombiana y que deja clara una relación ordenada y respetuosa.

YAMID AMAT
Especial para EL TIEMPO

Related Posts

Tags

Share This

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.