Notas de gran importancia del obispo edir macedo

No sabemos si estamos ante un arma biológica.
No sabemos si algún país armó este caos para su propio beneficio.
Nadie sabe si es consecuencia de la propia intervención del hombre en la naturaleza.
Algunos incluso dicen que es castigo de Dios.
Otros hablan sobre la teoría de la conspiración.
Unos son optimistas, otros no.
Otros dicen que estamos viviendo el apocalipsis.
Hay, sin embargo, una verdad indiscutible:
EL MUNDO PARÓ.

Independientemente de las diferentes formas de pensamiento,
esta pausa de Dios vino en el momento oportuno.

La humanidad está desenfrenadamente enloquecida.
El hombre no tiene tiempo para reflexionar sobre sí mismo ni para mirar al otro, no tiene tiempo para amar a su familia.

Esta oportunidad es para que pongamos nuestra propia vida en orden.
Revisar conceptos, valores, y volver a darle significado a nuestra propia existencia…

Este silencio oportuno es SANADOR.
Las calles están quedando vacías.
Las rutas, los bares, los templos, las escuelas, las universidades, los aeropuertos están deteniéndose…

Y existe ciertamente, para quien está atento, un silencio en el cielo.
Algo profundamente espiritual está sucediendo y pocos logran darse cuenta.
Este es un silencio de reverencia.

Dios esta hablando.
El dolor habla.
Es momento de enderezar nuestros caminos.

Muchos están muriendo por el COVID-19.
Pero hay otros virus mucho peores matando a miles de personas todos los días.
El hambre.
La injusticia.
La ambición.
La omisión.

Tal vez este momento también sea un “golpe“ que Dios nos proporcionó para que miremos más por nuestros ancianos, por nuestra familia, a veces “quebrada“ de amor, para que miremos más por el prójimo…

¡¡¡Pensemos!!!

Que cada uno pueda hacer del caos de este momento una reflexión de sus actos y de su vida…

¡¡¡Vamos a doblar nuestras rodillas y a pedirle a Dios compasión por el mundo!!!

Quien está adelante es quien tiene la autoridad, quien guía.
Lucifer estaba adelante de los ángeles como un querubín de la guarda ungido, los guiaba, hasta que su corazón se enalteció y quiso estar adelante del Propio Dios. El resultado fue retroceder, perder todo y convertirse en Satanás. (Ezequiel 28: 11-19)

Mientras Dios estaba adelante del hombre en el jardín del Edén, había paz, riqueza, salud y, sobre todo, comunión con El Creador. No había problemas, porque Dios le había dado al hombre Su autoridad para dominar sobre todo (Génesis 1:26).
Satanás necesitaba robar esa autoridad para estar adelante del hombre. Para eso, usó su arma más poderosa, la duda, sugiriendo que había un problema en el paraíso. (Génesis 3: 1-24)

Cuando el hombre dudó, desobedeció y LE ENTREGÓ su autoridad al diablo. Entonces, él tomó la delantera.

Probablemente la duda también fue la gran arma utilizada por el diablo para arrancar a la tercera parte de los ángeles del cielo, y ha sido utilizada hasta hoy para continuar robando la autoridad que Dios les confiere a todos los que creen en el Señor Jesús, como dicen las Escrituras.

“… pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo…” Hechos 1:8

El Propio Señor Jesús, lleno del Espíritu Santo, también fue tentado. Satanás quería anular la autoridad del Hijo de Dios. Entonces, se acercó con la duda: “Si eres el Hijo de Dios…“ y luego:

“A Ti Te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí ME HA SIDO ENTREGADA, y a quien quiero la doy. Si Tú postrado me adorares, todos serán Tuyos. Respondiendo Jesús, le dijo: VETE DE MÍ, Satanás…” Lucas 4:6-8

Jesús puso al diablo en el lugar donde debe estar: ATRÁS.
El Señor nos enseñó que cuando vencemos la voz de la duda, impedimos que el diablo robe nuestra autoridad y tome la delantera de nuestra vida.

Pero cuando el diablo está adelante, la persona vive en el pecado, en la duda, enferma, murmurando… Él guía la vida de la persona a todo lo que está mal. Ella queda llena de resentimiento, de malicia, de sentimientos, rebeldía, orgullo, arrogancia, de miedos, etc.

¡Toda duda viene del infierno!
Entonces, cuando venga la duda (diablo), sea a través de quien sea, ¡tenemos que hacer como Jesús y mandarla HACIA ATRÁS! No podemos entregar la Autoridad que hemos recibido de Dios.

ES MUY IMPORTANTE LO QUE NOS MENCIONA CADA DIA ESTE MARAVILLOSO OBISPO EDIR MACEDO Y ES IMPORTANTE PARA LOS CREYENTES Y AQUELLOS QUE DEBEN ENTENDER LA GRANDIOSIDAD DE DIOS, NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

¿Le gustó este post? Deje un comentario. También puede compartirlo en FacebookTwitterLinkedIn o enviarlo por E-mail.

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.