Fundadores de Estados Unidos soñaban con un país donde todos pudieran “vivir en igualdad

May 21, 2018 by

Imagen referencial / Foto: Unsplash (Dominio Público)

 Foto: Unsplash (Dominio Público)  El Arzobispo de Los Ángeles, Mons. José Gomez, afirmó en un reciente discurso que los fundadores de Estados Unidos “soñaban” con un país donde todos pudieran “vivir en igualdad” y como “hijos del mismo Dios” sin importar su procedencia.

El Prelado pronunció estas palabras durante la ceremonia de graduación de la Universidad Católica de América, en Washington D.C, donde recibió un doctorado honoris causa en Bellas Artes y cuatro inmigrantes fueron distinguidos con títulos honoríficos por sus contribuciones a la nación.

En su discurso, Mons. Gomez aseguró que el mayor desafío para la nación no es la globalización, la tecnología o la demografía sino la “crisis de identidad”.

“Digo que éste es nuestro mayor desafío porque, a menos que sepamos quiénes somos y para qué estamos aquí, nunca podremos establecer las prioridades correctas o encontrar las soluciones adecuadas para los muchos desafíos que enfrentamos”, expresó el 12 de mayo.

“Estados Unidos ha perdido el rumbo porque hemos perdido los hilos de nuestra historia nacional. Ya no sabemos quiénes somos como pueblo ni cuál es nuestro propósito nacional”, prosiguió.

Por lo tanto, “necesitamos una nueva narrativa que nos defina y nos mantenga unidos como un pueblo unido, con un propósito común”.

En ese sentido, recordó que los fundadores de Estados Unidos “soñaban con una nación en la que los hombres y las mujeres de todas las razas, religiones y orígenes raciales pudieran vivir en igualdad; como hermanos y hermanas e hijos del mismo Dios”.

Para construir esa identidad nacional, afirmó, “necesitamos hablar acerca de la santidad y del heroísmo estadounidenses”.

Porque “Estados Unidos está vivo en sus santos, ¡y tenemos tantos! Místicos y misioneros; mártires e inmigrantes; refugiados y exiliados”, aseguró el Arzobispo de Los Ángeles.

El Prelado puso como ejemplos a San Junípero Serra, a Black Elk, un indio sioux lakota que fue místico y catequista católico; al P. Augustus Tolton, el primer sacerdote negro del país; a Dorothy Day y a la Venerable María Luisa Josefa del Santísimo Sacramento, conocida como la “Madre Luisita”.

“Ellos vinieron de todas partes para compartir sus dones y para hacer de este país lo que tenía que ser, es decir, una luz para las naciones”, manifestó y exhortó a “tratar de ser como ellos en nuestras propias vidas”.

Al respecto, Mons. Gomez comentó que la Madre Luisita solía decir: “Nacimos para cosas más grandes”.

“Amigos míos, éste es el significado de nuestras vidas. Éste es el significado de Estados Unidos. Los fundadores de este país, los misioneros y los estadistas, conocían esta verdad. Ellos sabían que pertenecemos a una historia que comenzó mucho antes que nosotros, la historia de nuestro Creador”, aseguró.

“Sabían que nacemos con una dignidad y un destino que nunca pueden ser negados. No importa quiénes seamos, o de dónde provengamos, o cómo hayamos llegado aquí”, dijo el Prelado.

Mons. Gomez concluyó su discurso a los graduados animándoles a seguir escribiendo “la historia estadounidense” que “no ha terminado todavía”.

“Todavía podemos confiar en la protección de la Divina Providencia. Todavía podemos abrir nuestra puerta con confianza a las personas que anhelan respirar libremente. Todavía podemos practicar una política que no tenga malicia hacia nadie y sí caridad para todos. Estamos hechos para cosas más grandes aquí”, afirmó.

Related Posts

Tags

Share This

Leave a Reply