El caso Salamanca

Aug 1, 2013 by

1_agosto_zala

Bogotá. Por: Andres Ramírez Ordoñez . He estado reflexionando mucho frente a este tema del caso Salamanca y tengo varias apreciaciones.

La primera es reconocer que yo mismo tuve el atrevimiento y la falta de cordura de conducir bajo efectos de sustancias psicoactivas en el pasado, en más de una oportunidad, afortunadamente sin consecuencias de esta naturaleza para terceros o para mí, de manera que espero poder hablar desde la experiencia y entendiendo también que tengo hijos, que no solo podrían ser víctimas sino victimarios en algún momento de sus vidas.

El término accidente cabe cuando una situación sucede de manera involuntaria, todos sabemos que conducir bajo efectos de sustancias psicoactivas pueden llevar a situaciones como esta, de manera que yo descartaría el término accidente o involuntario.  En el momento en que tomamos el timón somos responsables no solo de nuestras vidas, sino de las vidas de quienes nos acompañan dentro del vehículo y de quienes se encuentran fuera de él.

En muchos países, incluso con el hecho de manejar bajo efectos de psicoactivos se juzga a la persona por intento de homicidio, pues se presume que bajo esa condición no esta apto para manejar, esto sin que hubiera si quiera rozado otro ser humano, es más, se considera que un vehículo puede convertirse en un arma, que mal usada genera muerte y destrucción, como queda muy claro en este caso que es posible.

Hoy considero que la ley debe endurecerse en la medida en que la educación frente a esto también lo hace, actualmente existen múltiples campañas en donde se previene y se informa a las personas para que no tomen y manejen, existen los conductores elegidos, ahora es tiempo entonces de fortalecer la ley y que las consecuencias para quienes manejan bajo efectos de psicoactivos sean ejemplares.

Además, como lo he mencionado en pasadas ocasiones, considero que alguien que tome el volante y conduzca debe entrar a un programa de recuperación, pues ya es una conducta lo suficientemente auto destructiva como para tener en cuenta al menos unos días de asistencia a grupos de AA o NA, que nunca sobran o le hacen daño a nadie, todo lo contrario, los considero una excelente oportunidad para cualquier ser humano.

Como siempre, quiero resaltar la responsabilidad de todos y cada uno de nosotros como individuos que conformamos una sociedad, si queremos algo mejor, empecemos con nosotros y seamos ejemplo, pues las sociedades no cambian si sus integrantes como individuos no lo hacen.  Tengamos un consumo moderado, no insistamos a nadie que no quiera tomar que lo haga, apoyemos a quienes veamos que toman a que no manejen, seamos parte de la solución.

Andres Ramírez Ordoñez
Director
Calle 99 No. 7A – 77 Of. 605
TEL: + 57(1) 218-0393
FAX: + 57(1) 616-9978
aramirez@fundacioncea.com
www.fundacioncea.com
@aro1975

Sobre el Caso Salamanca.

Fiscalía y expertos dicen que quien maneje borracho es un homicida potencial

La decisión de la jueza Carmen Gualteros que tiene en libertad a Fabio Andrés Salamanca, el joven que manejando borracho arremetió a 140 kilómetros por hora contra un taxi y mató a sus dos pasajeras, sigue encendiendo polémica en el país.

Gualteros, quien aseguró que ha recibido amenazas, defendió su fallo y aseguró que actuó en derecho porque la Fiscalía no comprobó que Salamanca fuera un peligro para la sociedad. Su decisión, en todo caso, no es de fondo, pues será un juez de conocimiento quien determine la condena del joven.

Este miércoles, sin embargo, el procurador general, Alejandro Ordóñez, anunció que ya el Ministerio Público apeló la decisión con el objetivo de que otro juez mande a la cárcel al homicida. “Consideramos que se daban los requisitos, los elementos que la ley exige para que se soportara la medida de aseguramiento. No estuvimos de acuerdo y esperamos que la segunda instancia modifique la decisión”, dijo el Procurador.

Entre tanto, el Consejo Superior de la Judicatura aceptó la queja de las familias de las víctimas, que pidieron investigar la actuación de la jueza Gualteros.

El debate se centró en el porqué de las diferencias de las decisiones de la juez Gualteros y del juez 62 de control de garantías, que el fin de semana pasado envió a la cárcel Modelo a Jonathan Cabrera Ortiz. Él fue el conductor que el sábado le causó la muerte a un hombre cuando manejaba bajo el efecto del licor en el sector Hayuelos, en el occidente de Bogotá. A los dos les imputaron el mismo cargo de homicidio con dolo eventual.

“Son casos muy similares. Los dos conducían en estado de embriaguez y en los dos casos hubo víctimas fatales. Las disposiciones jurídicas señalan que donde hay una misma razón, debe haber una misma disposición”, aseguró José Gregorio Hernández, exmagistrado de la Corte Constitucional. Agregó que “algo está fallando en la aplicación e interpretación de la norma” que endureció los castigos contra los choferes irresponsables.

En ese mismo sentido se pronunció el exfiscal Guillermo Mendoza Diago, quien dijo que pese a que hay criterios claros en estos casos, “los jueces están dando más importancia a su criterio personal en vez de aplicar la ley”.

En el caso del accidente del último sábado, el juez consideró que Cabrera Ortiz, preso en la cárcel Modelo, era un peligro para la sociedad. Durante la audiencia del martes, la jueza Gualteros se preguntó cómo se podría demostrar que Salamanca tenía la intención de matar o causar un daño. Y señaló que la medida de aseguramiento no puede ser usada como “escarmiento”.

Este miércoles, el director seccional de Fiscalías de Bogotá, Eduardo Carranza, señaló que la velocidad a la que conducía y el grado de licor detectado en el organismo de Salamanca eran pruebas contundentes en el caso. “Si conducir en estado de embriaguez a 140 kilómetros por hora en una madrugada lluviosa no es un peligro para la sociedad, le pregunto a la señora juez: ¿Qué sí lo es?”, cuestionó Carranza.

En la polémica también terció el vicepresidente Angelino Garzón, quien dijo “que una persona que conduce borracha es “un criminal en potencia”. “No solo pone en peligro su vida y la tranquilidad de su familia, sino la integridad de los demás”, dijo  Garzón.

Related Posts

Tags

Share This

Leave a Reply