Los trabajadores de Estados Unidos y América Latina: “¿la clave para el mejoramiento de la productividad?”

Colorado Springs.

No hay duda que cambios en la situación social de los trabajadores puede afectar la productividad en Estados Unidos y América Latina. Un hecho que se evidenció  con los experimentos de “Hawthorne”.  Mientras los experimentos quisieron demostrar la relación existente entre el ambiente físico del sitio de trabajo y la productividad, los resultados mostraron que los trabajadores incrementaron la productividad no por los cambios en el ambiente físico, sino por las actitudes positivas de los trabajadores. La clave: “mantener a los empleados motivados”

El gran interrogante que se abre paso en Estados Unidos y América Latina gira en torno a ¿cómo motivar a los trabajadores?

Son muchas técnicas y las teorías que algunas compañías aplican al momento de motivar sus colaboradores; sin embargo, cada persona es un ente único con diferentes necesidades y emociones, por lo tanto no todos los trabajadores pueden ser motivados con las mismas estrategias.

Por ejemplo, para no ir tan lejos, mientras un grupo de trabajadores en Colombia son motivados con un buen salario, otros en cambio en Argentina pueden motivarse con reconocimientos, o promociones.

Maslow sugirió una pirámide de necesidades, en la cual las personas escalan con el fin de alcanzar una satisfacción laboral; cada individuo busca satisfacer sus necesidades físicas primero como alimentación y vestido, luego ellos van escalando buscando satisfacer otras necesidades como seguridad, nivel social, autoestima, y auto-actualización.

En el caso de Estados Unidos diversos estudios muestran que los trabajadores alcanzan la satisfacción laboral cuando ponen en práctica sus conocimientos, poseen autonomía, responsabilidad,  y además de recibir buen trato por sus superiores. Un escenario que se traduce en una buena relación con sus colegas.

En conclusión,  el éxito de la productividad –un debate que se mantienen abierto en este lado del mundo- depende de  las actitudes positivas de los empleados, que a la vez son generadas por la satisfacción que sienten en el lugar de trabajo.

Hoy, las multinacionales o las compañías que emplean personal de diferentes países, se ven afectadas al momento de utilizar el variado “paquete” de técnicas de motivación. La razón. Las actitudes también dependen de la influencia cultural.

En ese orden de ideas, Gerentes y Líderes, están llamados a conocer la parte humana de sus empleados.

¿Cómo lograrlo?. Sencillo. Con una evaluación de desempeño, con entrevistas, o con encuestas para medir la actitud de los trabajadores. Más adelante, clasificar la información por país y cultura, evitando así una desviación en los resultados, y poder aplicar una apropiada técnica de motivación. Un debate que está abierto y que hace parte de la preocupación del sector empresarial público y privado- de Estados Unidos y de América Latina, que mira desde lejos la crisis económica europea, con la preocupación de elevar su productividad y competitividad.

A propósito de este comentario: ¿usted qué opina?
email: managementservices9350@live.com

Referencias
Collins, J. (2001). Good to Great: Why some Companies Make the Leap … and Others
Don’t . New York, New York: HarperCollins Publishers, Inc.
Cook-Greuter, S. (2002). “A Detailed Description of Nine Action Logics in the
Leadership Development Framework Adapted from Leadership Development
Theory,” www.cook-greuter.com.
Rooke, D. y Torbert, W. (1998). “Organizational Transformation as a Function of CEOs’

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.